Tuesday, January 10, 2012

Guaimaro Cuba New Businessman

Guaimaro, just one of many small poor and dusty towns along Cuba's sparsely traveled central highway, is best known as the spot where the island's first constitution was signed during the independence war with Spain.

These days the talk of the town is about a different sort of independence in state-dominated Cuba - the privately owned Magno restaurant, the most luxurious place in Guaimaro. Its owner Tomas Mayedo Fernandez is a local boy who once did jail time for involuntary manslaughter but now, in just over a year as an entrepreneur, is a big success.

The eatery is one of more than 1,000 home-based restaurants, or paladares, that have opened on the Communist-run island since restrictions on small private businesses were loosened in late 2010, as part of a broader reform of the Soviet-style economy undertaken by President Raul Castro.

A meal at the Magno will cost you the equivalent of a few dollars for a beer and sandwich to $10 or more for steak and lobster, in a land where the average wage is less than $20 per month.

There are just two other private eateries and a few shabby looking state-run restaurants in Guaimaro, located 400 miles east of Havana. But they cater more to the local population rather than passersby and do not boast air-conditioning, lobster, shrimp, beef, whiskey and aged rum.

"I didn't know anything about running a restaurant, but I liked the idea of going into business and so when the law changed I began, little by little," said Mayedo, a strapping young man and son of a cattle rancher in his mid-30s.

Mayedo lived in the second story of the once-crumbling, century-old building. He sold clothing from his living room to make ends meet and looked down on the ruins of the empty store front and big back yard the neighbors had turned into a garbage dump.


The place nevertheless had potential because it fronted the central highway, giving it access to a larger customer base than just the small town, he decided.

"We were already working to clean the place up before the law changed," Mayedo said recently, taking time off from his chats with arriving suppliers and his pacing back and forth with mobile phone in hand.

He began with a small cafeteria, but then on December 10, 2010, he opened the restaurant beside it. His plans did not stop there.

"We also have a jewelry repair shop and in two or three years I want to build a place in the back to rent out rooms," he said.

Like the rest of Cuba, many of Guaimaro's residents have family living abroad, especially in Florida, and as luck would have it, President Barack Obama lifted restrictions on Cuban Americans visiting their homeland just a few months before the Magno opened for business.

Over the recent holidays the town - where legs, bicycles and horse-drawn buggies are the main form of transportation - was dotted with rental cars, many of them driven by visiting Cuban Americans who wanted to treat their relatives and friends to a nice meal while out on the town.

There was only one place to go - the Magno, which has become a sort of destination restaurant that is well known in the area.

"December was by far the best month we have had," Mayedo said.

His wife Yaima Lopez helps run the Magno, while his aunt, a retired state economist, takes care of the books. Two cousins, with some cash earned working in Angola, where thousands of Cubans work as doctors, construction workers and teachers, lent him the seed money.

"I'm paying them back little by little, but they don't pressure me," he said.

The hardest times were when Mayedo waited for his clientele to build up and worried he might go bankrupt.

"Like all businesses the first year or two are the most difficult. And this is the countryside, not the capital where there is more demand. Here we depend on the people who pass by on the highway," he said.


As his business has grown, Mayedo has added eight full-time employees to help operate it.

The biggest challenge has been training a workforce that is disciplined and pays attention to details, he said.

Mayedo said he has had no serious problems with the government, is grateful for the reforms underway and believes they are here to stay.

"I thank them for giving us the opportunity to demonstrate to ourselves that we are capable of doing this well," he said.

"No state can subsidize an entire population, it is impossible. Furthermore, we provide jobs, pay taxes and help the economy in a big way."

Mayedo doubted he would become a millionaire any time soon because, despite the reforms, there are still limits.

"The system is designed to allow us to keep living, not become rich. But yes, my life will keep improving," he said.

In a land where everyone worked for the state and there was no income tax until recently, one is now being levied on hundreds of thousands of small businesses and farms that have appeared due to Raul Castro's reforms.

Mayedo said his aunt was preparing his first income tax return even as he spoke.

Now that was something to worry about at a sliding scale of up to 50 percent of earnings, Mayedo admitted, but better to pay 50 percent of earnings than no tax on no earnings at all, he said with a shrug.
Enhanced by Zemanta

Thursday, February 4, 2010


Guaimaro es un municipio de la provincia de Camagüey (Cuba), es una pequeña localidad cuya mayor riqueza era la ganadería. Guáimaro antes de la llegada de los conquistadores era un cacicazgo o provincia, su nombre o toponímico proviene de una voz aborigen con la que era denominado un árbol muy extendido por toda la zona.

En 1530 la aldea aborigen de Guáimaro fue destruida por una partida enviada desde Puerto Príncipe por Vasco Porcayo de Figueroa.

Hacia 1590 fue otorgado como Hato y la Villa quedó fundada el 10 de febrero de 1791, era el centro de una basta zona ganadera. En 1822 se creó en Guáimaro un Ayuntamiento Constitucional.
En Guáimaro iba a radicar mi "centro de operaciones", desde allí me desplazaría a las distinatas comunidades. Se encontraba más ó menos en la mitad del radio de acción de nuestra labor apostólica. Y geográficamente se encuentra casi en la mitad de la isla.
Enhanced by Zemanta

Friday, June 12, 2009



Friday, May 8, 2009




Guáimaro: Cabecera del municipio. Está situado en los terrenos del antiguo hato del Ciego de Guáimaro en medio de una sabana seca, agradable y fértil. El caserío en sus comienzos formaba un círculo alrededor de la iglesia, erigida en auxiliar de la de Sibanicú en 1791 y en parroquia en 1799. La iglesia fue reedificada en 1843 y era en aquellos días una de las mejores de Cuba. El ritmo de su crecimiento es como sigue: en el año de 1827 tenía 286 habitantes; aumentando en 1841 a 400; en 1846 el censo le asignó 884 vecinos; y en 1857 tenía 450 personas, en esta fecha habían en el pueblo 6 casas de mampostería, 23 de tabla y tejas, 43 de embarrado con 6 tiendas mixtas.

Este pueblo es el primero que entra en la historia de la nacionalidad cubana con carácter propio y acusado. En él se reunieron en abril de 1869 los diputados revolucionarios para constituir la República de Cuba promulgando su primera Constitución Política. Fue también el primero que el Ejército Libertador Cubano atacó con artillería el 27 de octubre de 1896, constituyendo esta acción una victoria para las armas republicanas.

Monday, May 4, 2009




Hola a todos los Guaimarenses, Yo soy de Guaimaro y aunque hace algunos anos que no vivo alli ... recuerdo muy bien nuestro querido pueblo y siento una gran nostalgia casa vez que pienso en el ..No he olvidado todas la aventuras que alli vivi .Y sus carnavales ,,esos bocaditos de lechon asado que rico !!!Si usted desea compartir una de sus aventuras en  Guaimaro y encontrar personas del mismo .por favor dejenos su comentario aqui ..... Saludos
Guaimaro cuba



Del 10 al 12 de abril de 1869, tuvo lugar en Guáimaro, Camagüey, un suceso trascendental en el curso de la gesta independentista cubana, iniciada sólo meses antes: la Asamblea Constituyente de la República en Armas. La reunión acogió a los centros de dirección revolucionaria con la finalidad de constituir un frente único de combate contra la metrópoli.
Carlos Manuel de Céspedes encabezaba la delegación de Oriente; Salvador Cisneros Betancourt e Ignacio Agramonte, la de Camagüey; y Miguel Jerónimo Gutiérrez, la de Las Villas.
La necesidad de establecer la unidad dentro de la insurrección se sobrepuso a las diferentes concepciones sostenidas hasta entonces por las principales figuras de la contienda: Céspedes, partidario de un mando único, donde las funciones militares y civiles fueran asumidas por la misma persona; y Cisneros, defensor de la idea de separar ambos poderes, con una división interna dentro del civil.
De acuerdo con el historiador Oscar Loyola Vega, los criterios del bloque coherente y firme compuesto por camagüeyanos y villareños -expresados en el proyecto constitucional redactado por Agramonte y Antonio Zambrana- prevalecieron sobre los del Padre de la Patria. Céspedes asumía la presidencia de la República, mientras Cisneros encabezaba la Cámara de Representantes.
Los presentes acordaron una Carta Magna que normaba la estructura del órgano de dirección de la naciente República de Cuba, y establecía la división clásica de tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. El aparato militar quedaba separado del civil y centrado en un general en jefe. Éste sería nombrado por la Cámara y debía rendir cuentas al presidente. Tal complejidad lo hacía poco idóneo para una guerra. Los combatientes tenían doble subordinación, lo cual influyó de forma negativa en el decurso de la batalla.
Con la Asamblea de Guáimaro, quedaba eliminada la posibilidad de una dictadura militar. La representatividad de la Cámara, a pesar de sus irregularidades, ofrecía la oportunidad de una adecuada realización democrática. La autonomía del ejército resultaba imprescindible, dados los imperativos de una lucha nacional-liberadora.
Ana Betancourt inició, de forma pública, la lucha de la mujer cubana por sus derechosSin embargo, en virtud de evitar los riesgos de una dirección personalista, se conformó un instrumento de dirección inoperante. El exterminio lanzado por España contra los mambises, demostró la ineficacia de la Cámara que, ocupada en defender principios para ellos conculcados, poco ayudaba al desarrollo de la ofensiva por la independencia.
Aun así, lo acontecido en la ciudad camagüeyana tuvo un gran significado para la asonada insular. Tal como asegura Loyola en su libro Historia de Cuba, "Los insurgentes cubanos se anotaron una decisiva victoria ideológica al emprender la tarea fundamental en una revolución: demoler el opresivo sistema estatal español e iniciar sus sustitución por fórmulas diferentes que, a pesar de sus deficiencias, respondían tanto a los principios políticos más avanzados del siglo XIX, como a los intereses nacionales considerados en su conjunto".
Guáimaro marcó también un hito con la asistencia de Ana Betancourt. Inició, de forma pública, la lucha de la mujer cubana por sus derechos. Con pasión y vehemencia, Ana demandó el cese de la explotación femenina, y expresó la voluntad de las cubanas de defender a la Patria. La Asamblea también seleccionó la bandera de la estrella solitaria como enseña nacional.
La Constitución de Guáimaro alcanzó el reconocimiento de varias naciones y sentó las bases para la evolución del pensamiento insular. Logró una declaración contundente y radical para entonces, manifiesta desde uno de sus artículos: "Todos los habitantes de la República son enteramente libres".


“El incendio de Guáimaro”

La guerra de los 10 años en Cuba, 1868-1878, es un acontecimiento trascendental en la historia del país y que tiene una influencia determinante en el proceso revolucionario de la isla caribeña.

Hechos como el Incendio de Guáimaro, aquel 10 de mayo de 1869, fueron forjando el temple revolucionario del pueblo, para contribuir a la conformación de su ideología y transitar político.

El gobierno de la República en Armas ordenó el incendio del histórico poblado donde fungía su dirección, desde el 12 de abril del propio año.

Todos los miembros del Ejecutivo de la Cámara y de la Corte Marcial se trasladaron a la Hacienda de Santa Lucia, propiedad de los hermanos Dionisio y Manuel González.

El poblado de Guáimaro, punto limítrofe entre los 2 departamentos beligerantes, estaba en manos de los insurrectos cubanos desde el 4 de noviembre de 1868, cuando el patriota Augusto Arango, veterano del alzamiento de Joaquín de Agüero, en 1851, asaltó y tomó la guarnición del Cuartel e hizo prisioneros al oficial español que lo comandaba y sus 30 soldados.

De ese modo, Guáimaro se convirtió en el primer pueblo libre del yugo colonial español en la región de Camaguey.

Exactamente un mes antes del incendio, el 10 de abril de 1869, se habían reunido los constituyentistas con el objetivo de unir la insurrección, ya desatada en las provincias de Oriente y Camaguey, en un gobierno central único, representativo de Cuba libre y dotarlo de un texto constitucional por el cual regirse.

Lo anterior dio lugar al surgimiento de la primera Carta Magna de la República en Armas, conocida como la Constitución de Guáimaro.

El jefe del Ejército Mambí, general Manuel de Quesada, al conocer la inminente entrada en el pueblo de Guáimaro de tropas españolas dirigidas por el sanguinario general Conde de Balmaceda, con superioridad en efectivos militares, rememoró la acción gloriosa de los bayameses unos meses antes y ordenó al gobernador civil o Comandante de Armas de Guáimaro, José Manuel de la Torre a...

“Inmediatamente y bajo su estricta responsabilidad pondrá usted fuego al pueblo que se haya bajo su gobierno, de manera que no quede piedra sobre piedra. El coronel Manuel de Jesús Valdés ( Chicho Valdés Urra), ayudará a usted en la completa destrucción de ese poblado”.

La orden fue emitida con horas de plazo para la devastación: era preciso salvar del enemigo, por el fuego, al pueblo sagrado y darles ruinas donde esperaban fortalezas.

El más insigne de los cubanos, el Héroe Nacional José Martí, años después definiría de este modo el Incendio de Guáimaro:

...” ni las madres, ni los hombres vacilaron, ni el flojo corazón se puso a ver como caían cedros y caobas. Con sus manos prendieron la corona de hoguera a la santa ciudad, y cuando cerró la noche se reflejaba en el cielo el sacrificio”.

Y proseguía “ardía negra, silbaba el fuego grande y puro; en la Casa de la Constitución ardía más alto y bello”.

Con el incendio de Guáimaro, se demostró que los cubanos prefieren hoy, al igual que ayer, enfrentar a cualquier enemigo en el terreno de las ideas o con la tea, antes de ser esclavo de una metrópoli.